Departamento de Liturgia del Arzobispado de Santiago
 
 
 
Comentario - Eucaristía del Domingo 31 de Marzo de 2019
- A
+ A

No es fácil aceptarse como pecador y muchas veces tratamos de olvidarlo o de rechazarlo y algunos creen que lo logran, pero la verdad es que somos pecadores, y muchas veces sentimos en nuestra vida una misteriosa y profunda culpabilidad, guerras, odios raciales, hermanos con hambre, cesantes, incapacidad de ser nosotros mismos, incapacidad de amar al otro desinteresadamente, incapacidad de perdonar al esposo, esposa o un hijo... muchas historias de debilidad, de miseria y de pecado. Pecados personales y pecados de un pueblo.

A la luz de la fe, el pecado del hombre aparece, sobretodo como un rechazo del amor, un alejarse de la corriente del amor, de la cual Dios es la fuente. Pero Dios se muestra infinitamente más grande que el rechazo. Dios llega al hombre perdonando y perdonando vence al odio y da inicio a la historia de la misericordia.

Jesús da inicio a una singular y peculiar historia de perdón. Dios, que perdona al hombre, ya con la encarnación del Hijo. Dios perdona, Dios nos abraza, Dios prepara un banquete para nosotros.

Humildes y penitentes nos ponemos en camino hacia la casa del Padre en donde Él nos espera con los brazos abiertos.

  • Catedral 1063, local 503, Santiago
  • Teléfonos: +56 2 3278 0733 - +56 2 3278 0734
  • www.inpas.cl
  • Desarrollado por Iglesia.cl