Departamento de Liturgia del Arzobispado de Santiago
 
 
 
Comentario - Eucaristía del
- A
+ A

Jesús declara que el supremo y más importante mandamiento, es el amor de Dios y del prójimo. No son dos mandamientos distintos, sino que constituyen uno solo. No se puede amar a Dios olvidándose del prójimo, no se puede amar al prójimo sin amar a Dios. Los otros mandamientos no son excluidos o substituidos del amor doble y único, sino que son una concreta aplicación. El mandamiento del amor concreta toda la voluntad de Dios. Él crea el mundo para amar y nos regala a Cristo por amor. Por esta razón, amar a Dios es condición necesaria para que el amor al prójimo sea más que una expresión de buenos sentimientos humanos. Solo amando a Dios y al prójimo como a Él, puede justificarse el amor al enemigo y dar la vida por otros. La mejor manera de hacer conocer el Evangelio es demostrar con el propio comportamiento cristiano, la grandeza y la eficacia de la gracia, capaz de renovar al hombre.


  • Catedral 1063, local 503, Santiago

    Teléfonos: +56 2 3278 0733 - +56 2 3278 0734

    Desarrollado por Iglesia.cl