Departamento de Liturgia del Arzobispado de Santiago
 
 
 
Eucaristía del Lunes 10 de Agosto de 2020
- A
+ A

Lunes de la decimonovena semana del tiempo ordinario
San Lorenzo, diácono y mártir
Fiesta
Color: rojo

El diácono Lorenzo de la Iglesia de Roma, murió mártir durante la persecución de Valeriano el 10 de agosto de 258, cuatro días después del Papa Sixto II. El relato de su pasión cuenta que sufrió el suplicio del fuego en una parrilla, después de haber distribuido entre los pobres los bienes de la comunidad cristiana. Estas circunstancias contribuyeron a hacer de san Lorenzo el más famoso de los mártires romanos.

Antífona de entrada

San Lorenzo se entregó por entero al servicio de la Iglesia: por eso mereció sufrir el martirio y unirse con alegría a Cristo en el cielo.

Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro: encendido por el fuego de tu amor, san Lorenzo brilló por la fidelidad en el servicio y la gloria en el martirio; concédenos amar lo que él amó y practicar lo que enseñó. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

Dios ama al que da con alegría.

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto 9, 6-10

Hermanos:

Sepan que el que siembra mezquinamente, tendrá una cosecha muy pobre; en cambio, el que siembra con generosidad, cosechará abundantemente.

Que cada uno dé conforme a lo que ha resuelto en su corazón, no de mala gana o por la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría.

Por otra parte, Dios tiene poder para colmarlos de todos sus dones, a fin de que siempre tengan lo que les hace falta, y aún les sobre para hacer toda clase de buenas obras. Como dice la Escritura: “El justo ha prodigado sus bienes: dio a los pobres y su justicia permanece eternamente”.

El que da al agricultor la semilla y el pan que lo alimenta, también les dará a ustedes la semilla en abundancia, y hará crecer los frutos de su justicia.

SALMO RESPONSORIAL 111, 1-2. 5-9

R/. ¡Feliz el que se compadece y da prestado!

Feliz el hombre que teme al Señor y se complace en sus mandamientos. Su descendencia será fuerte en la tierra: la posteridad de los justos es bendecida.

Dichoso el que se compadece y da prestado, y administra sus negocios con rectitud. El justo no vacilará jamás, su recuerdo permanecerá para siempre. No tendrá que temer malas noticias. Su corazón está firme, confiado en el Señor.

Su ánimo está seguro, y no temerá. Él da abundantemente a los pobres: su generosidad permanecerá para siempre, y alzará su frente con dignidad.

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO JN 8, 12bc

Aleluya.

El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida. Aleluya.

EVANGELIO

El que quiera servirme será honrado por mi Padre.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 12, 24-26

Jesús dijo a sus discípulos:

Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.

El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna.

El que quiera servirme que me siga, y donde Yo esté, estará también mi servidor.

El que quiera servirme, será honrado por mi Padre.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta con bondad, Señor, los dones que te presentamos con gozo en la fiesta de san Lorenzo, y por ellos concédenos tu salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión         Cf. Jn 12, 26

El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Alimentados con estos dones sagrados en la fiesta de san Lorenzo, te pedimos, Padre, que por la ofrenda de nuestro servicio podamos experimentar el aumento de tu gracia. Por Jesucristo, nuestro Señor.


  • Catedral 1063, local 503, Santiago

    Teléfonos: +56 2 3278 0733 - +56 2 3278 0734

    Desarrollado por Iglesia.cl