Departamento de Liturgia del Arzobispado de Santiago
 
 
 
Eucaristía del Miércoles 23 de Septiembre de 2020
- A
+ A

Miércoles de la vigesimoquinta semana del tiempo ordinario
San Pío de Pietrelcina, presbítero
Memoria obligatoria
Color: blanco

Nació en Italia en 1887. Fue sacerdote de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos. En su Convento desarrolló tareas pastorales y su presencia fue edificante, tanto en su comunidad como en los ámbitos donde trabajó.

Vivió en plenitud la vocación de colaborar en la redención del hombre, mediante la dirección espiritual de los fieles, la reconciliación sacramental y la celebración de la Eucaristía, momento cumbre de su actividad apostólica.

Antífona de entrada             Cf. Sal 15, 5-6

El Señor es mi herencia y mi cáliz; tú me entregas mi herencia. 

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, que concediste al presbítero san Pío de Pietrelcina la gracia singular de participar en la cruz de tu Hijo y, por su ministerio, renovaste las maravillas de tu misericordia; concédenos, por su intercesión que lleguemos felizmente a la gloria de la resurrección, al ser asociados a los sufrimientos de Cristo. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

No me des pobreza ni riqueza, dame la ración necesaria.

Lectura del libro de los Proverbios   30, 5-9

Toda palabra de Dios es acrisolada, Dios es un escudo para el que se refugia en Él.

No añadas nada a sus palabras, no sea que te reprenda y seas tenido por mentiroso.

Hay dos cosas que yo te pido, no me las niegues antes que muera: aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des ni pobreza ni riqueza, dame la ración necesaria, no sea que, al sentirme satisfecho, reniegue y diga: “¿Quién es el Señor?”, o que, siendo pobre, me ponga a robar y atente contra el Nombre de mi Dios.

SALMO RESPONSORIAL  118,29.72.89.101.104.163

R/. ¡Tu palabra es una lámpara para mis pasos, Señor!

Apártame del camino de la mentira, y dame la gracia de conocer tu ley.

Para mí vale más la ley de tus labios que todo el oro y la plata.

Tu palabra, Señor, permanece para siempre, está firme en el cielo. Yo aparto mis pies del mal camino, para cumplir tu palabra.

Tus preceptos me hacen comprender: por eso aborrezco el camino de la mentira. Odio y aborrezco la mentira; en cambio, amo tu ley.

 

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO     Mc 1, 15

Aleluya.

El Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia. Aleluya.

EVANGELIO

Los envió a proclamar el Reino de Dios y a sanar a los enfermos.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas   9,1-6

Jesús convocó a los Doce y les dio poder y autoridad para expulsar a toda clase de demonios y para sanar las enfermedades. Y los envió a proclamar el Reino de Dios y a sanar a los enfermos, diciéndoles: “No lleven nada para el camino, ni bastón, ni provisiones, ni pan, ni dinero, ni tampoco dos túnicas cada uno. Permanezcan en la casa donde se alojen, hasta el momento de partir. Si no los reciben, al salir de esa ciudad sacudan hasta el polvo de sus pies, en testimonio contra ellos”.

Fueron entonces de pueblo en pueblo, anunciando la Buena Noticia y sanando enfermos en todas partes.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios misericordioso, que te dignaste hacer de san Pío de Pietrelcina una nueva creatura según tu imagen, despojándolo de su antigua condición, concédenos que, renovados también nosotros, podamos ofrecer un sacrificio agradable a ti. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión         Cf. Mt 19, 27-29

Yo les digo: Ustedes que lo dejaron todo y me siguieron, recibirán cien veces más, y poseerán la vida eterna. 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Por la eficacia de este sacramento te pedimos, Padre, que a ejemplo de san Pío de Pietrelcina, nos conduzcas siempre por el camino de tu amor y perfecciones hasta el día de Cristo Jesús la buena obra que has comenzado en nosotros. Él que vive y reina por los siglos de los siglos.


  • Catedral 1063, local 503, Santiago

    Teléfonos: +56 2 3278 0733 - +56 2 3278 0734

    Desarrollado por Iglesia.cl