Departamento de Liturgia del Arzobispado de Santiago
 
 
 
Eucaristía del Miércoles 25 de Noviembre de 2020
- A
+ A

Miércoles de la trigesimocuarta semana del tiempo ordinario
Santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir
Memoria libre
Color: rojo

Su vida está enmarcada en el siglo IV, en tiempos del imperio de Majencio. Se la presenta como una joven perteneciente a una familia noble de Alejandría y de gran inteligencia. Versada en conocimientos filosóficos de la época y buscadora incansable de la verdad. Movida por la fe cristiana, se bautiza.

Dotada de aguda sabiduría y fortaleza de ánimo. Enfrentada con los sabios del imperio, descubre sus sofismas e incluso se convierten después de la dialéctica bizantina. Aparece como vencedora en la palestra de la razón y vencida por la fuerza de las armas en el martirio.

Su cuerpo descansa en el célebre cenobio del monte Sinaí, donde recibe piadosa veneración

Antífona de entrada

Sigue al Cordero crucificado por nosotros, la virgen valiente, ofrenda de pureza y castidad.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, que diste a tu pueblo el testimonio del martirio de Santa Catalina, virgen, por su intercesión, fortalece nuestra fe y constancia y concédenos trabajar generosamente por la unidad de la Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

Cantaban el canto de Moisés y el canto del Cordero.

Lectura del libro del Apocalipsis   15, 1-4

Yo, Juan, vi en el cielo otro signo grande y admirable: siete Ángeles que llevaban las siete últimas plagas, con las cuales debía consumarse la ira de Dios.

También vi como un mar de cristal, mezclado de fuego. Los que habían vencido a la Bestia, a su imagen y la cifra de su nombre, estaban de pie sobre el mar de cristal, teniendo en sus manos grandes arpas, y cantaban el canto de Moisés, el servidor de Dios, y el canto del Cordero, diciendo:

“¡Grandes y admirables son tus obras, Señor, Dios todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los pueblos!

¿Quién dejará de temerte, Señor, quién no alabará tu Nombre? Sólo Tú eres santo, y todas las naciones vendrán a adorarte, porque se ha manifestado la justicia de tus actos”.

SALMO RESPONSORIAL    97, 1-3b. 7-9

R/. ¡Grandes y admirables son tus obras, Señor!

Canten al Señor un canto nuevo, porque Él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel.

Resuene el mar y todo lo que hay en él, el mundo y todos sus habitantes; aplaudan las corrientes del océano, griten de gozo las montañas al unísono.

Griten de gozo delante del Señor, porque Él viene a gobernar la tierra: Él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud.

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO       Apoc 2, 10c

Aleluya.

Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. Aleluya.

EVANGELIO

Serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     21, 10-19

Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida:

Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en el cielo.

Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre, y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.

Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, porque Yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.

Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos en la conmemoración de santa Catalina, así como quisiste aceptar su glorioso martirio. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión         Ap 7, 17

El Cordero que está en medio del trono los conducirá hacia los manantiales de agua viva.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor y Dios nuestro, que has querido contar a santa Catalina entre tus elegidos por la doble victoria de la virginidad y el martirio, concédenos, por este sacramento, la gracia de superar con valentía todos los males y alcanzar la gloria celestial. Por Jesucristo, nuestro Señor.


  • Catedral 1063, local 503, Santiago

    Teléfonos: +56 2 3278 0733 - +56 2 3278 0734

    Desarrollado por Iglesia.cl