Departamento de Liturgia del Arzobispado de Santiago
 
 
 
Eucaristía del Viernes 13 de Enero de 2023
- A
+ A

Viernes de la primera semana del tiempo ordinario
San Hilario, obispo y doctor de la Iglesia
Memoria libre 
Color: blanco

Hilario (siglo IV) era laico cuando fue elegido obispo de Poitiers, su ciudad natal, hacia el año 350. Por su enérgica oposición a las doctrinas de Arrio y su fidelidad a la fe definida en Nicea, fue condenado por el emperador Constantino al exilio en Oriente, durante cuatro años. De regreso en Poitiers, donde murió en el año 367, favoreció la instauración de la vida monástica en Ligugé.

La Iglesia de Occidente lo venera por su celo pastoral y por sus escritos: los comentarios a los Evangelios y a los Salmos, y el tratado teológico sobre la Trinidad de Dios.

Antífona de entrada             Cf. Eclo 15, 5 

El Señor lo colmó del espíritu de sabiduría y de inteligencia, y lo revistió de su gloria, para que anunciara su palabra en medio de la Iglesia. 

ORACIÓN COLECTA 

Dios todopoderoso, te pedimos la gracia de comprender debidamente y proclamar con firmeza la divinidad de tu Hijo, como lo hizo el obispo san Hilario. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. 


PRIMERA LECTURA

Esforcémonos por entrar en ese reposo.

Lectura de la carta a los Hebreos 4, 1-5. 11

Hermanos:

Temamos, mientras permanece en vigor la promesa de entrar en el Reposo de Dios, no sea que alguno de ustedes se vea excluido. Porque también nosotros, como los que salieron de Egipto con Moisés, hemos recibido una buena noticia; pero la Palabra que ellos oyeron no les sirvió de nada, porque no se unieron por la fe a aquellos que la aceptaron. Nosotros, en cambio, los que hemos creído, vamos hacia aquel Reposo del cual se dijo: "Entonces juré en mi indignación: Jamás entrarán en mi Reposo".

En realidad, las obras de Dios estaban concluidas desde la creación del mundo, ya que en cierto pasaje se dice acerca del séptimo día de la creación: "Y Dios descansó de todas sus obras en el séptimo día"; y en éste, a su vez, se dice: "Jamás entrarán en mi Reposo".

Esforcémonos, entonces, por entrar en ese Reposo, a fin de que nadie caiga imitando aquel ejemplo de desobediencia.

SALMO RESPONSORIAL 77, 3. 4bc. 6c-8

R/. ¡No olvidemos las proezas del Señor!

Lo que hemos oído y aprendido, lo que nos contaron nuestros padres, lo narraremos a la próxima generación: son las glorias del Señor y su poder.

Así podrán contarlas a sus propios hijos, para que pongan su confianza en Dios, para que no se olviden de sus proezas y observen sus mandamientos. 

Así no serán como sus padres, una raza obstinada y rebelde, una raza de corazón inconstante y de espíritu infiel a Dios.

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO          Lc 7, 16

Aleluya.

Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo. Aleluya.

EVANGELIO

El Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 2, 1-12

Jesús volvió a Cafarnaúm y se difundió la noticia de que estaba en la casa. Se reunió tanta gente, que no había más lugar ni siquiera delante de la puerta, y Él les anunciaba la Palabra.

Le trajeron entonces a un paralítico, llevándolo entre cuatro hombres. Y como no podían acercarlo a Él, a causa de la multitud, levantaron el techo sobre el lugar donde Jesús estaba, y haciendo un agujero descolgaron la camilla con el paralítico. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: “Hijo, tus pecados te son perdonados”.

Unos escribas que estaban sentados allí pensaban en su interior: “¿Qué está diciendo este hombre? ¡Está blasfemando! ¿Quién puede perdonar los pecados, sino sólo Dios?”

Jesús, advirtiendo en seguida que pensaban así, les dijo: “¿Qué están pensando? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: "Tus pecados te son perdonados", o "Levántate, toma tu camilla y camina"? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados, dijo al paralítico: Yo te lo mando, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”.

Él se levantó en seguida, tomó su camilla y salió a la vista de todos. La gente quedó asombrada y glorificaba a Dios, diciendo: “Nunca hemos visto nada igual”.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 

Dios todopoderoso, recibe con agrado este sacrificio que te ofrecemos en la fiesta de san Hilario; que sus enseñanzas nos impulsen a alabarte con todo nuestro ser. Por Jesucristo, nuestro Señor. 

Antífona de comunión:        Cf. Lc 12, 42 

Éste es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor ha puesto al frente de su casa para distribuir la ración de trigo en el momento oportuno. 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN 

Te pedimos, Padre, que a tus hijos alimentados con Cristo, Pan de vida, también los instruyas por Cristo, verdadero Maestro, para que, en la fiesta de san Hilario, reciban tu verdad y la realicen en el amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. 


  • Catedral 1063, local 503, Santiago

    Teléfonos: +56 2 3278 0733 - +56 2 3278 0734

    Desarrollado por Iglesia.cl