Departamento de Liturgia del Arzobispado de Santiago
 
 
 
Comentario - Eucaristía del
- A
+ A

Los relatos del encuentro con Cristo Resucitado nos muestran el desconcierto que se produce en la comunidad. Ésta recién comienza a reunirse, pero todavía no tiene la experiencia del Resucitado. Por eso tiene miedo, y se reúnen a puertas cerradas. A lo largo de la historia vemos muchas ocasiones en que la Iglesia ha cerrado las puertas al mundo, ha sentido miedo de él. Pienso en la forma como la Iglesia se relacionó con la ciencia y el racionalismo, o cómo se cerró a la modernidad. Hoy día nuevamente, frente al cuestionamiento que nos hace el mundo por los escándalos, tendemos nuevamente a cerrar las puertas, por miedo y por vergüenza. Nos falta la experiencia del Resucitado.

Es en esta Iglesia reunida donde se produce algo extraordinario: el Señor está presente en medio de ellos. No se trata de una presencia mágica, tampoco de un fantasma, es una presencia nueva, real, sacramental. Es la presencia del Resucitado. Entonces la Iglesia se constituye como tal. Es en la comunidad que se reúne a celebrar la eucaristía donde se da esa nueva presencia del Señor, la que es total y plena. Es ahí donde el Señor derrama el primer fruto de la Resurrección: su paz. Y no solo eso, pues también dona ahí su Espíritu. Entonces los discípulos, llenos de alegría, empapados de ese Espíritu, salen al mundo con fuerzas nuevas y sin miedo, para llevar a todos la nueva alegría del Evangelio.


  • Catedral 1063, local 503, Santiago

    Teléfonos: +56 2 3278 0733 - +56 2 3278 0734

    Desarrollado por Iglesia.cl